25
01
2021

Las agujas y su camino

Las agujas, tal y como se utilizan en el mundo del tatuaje, han recorrido un largo camino. Ha cambiado mucho la forma en que se empaquetan y se venden a los artistas. 

Antiguamente, un tatuador compraba miles de agujas, las clasificaba descartando las defectuosas y soldaba las buenas en la configuración que necesitaba. La fabricación de esas agujas era una de esas habilidades que a menudo, separaba al buen tatuador del no tan bueno.

Durante décadas, las agujas más finas se fabricaban en Inglaterra y se exportaban a todo el mundo. Hoy en día, se fabrican agujas de calidad en todo el mundo.

El proceso de fabricación de agujas se transmitía de tatuador a aprendiz con gran cuidado. Cada tatuador tenía su propia forma de ensamblar sus configuraciones de agujas. Antes de que aparecieran en escena los soldadores y las plantillas de agujas, se utilizaban mecheros Bunsen para derretir la soldadura para unir la aguja y luego unirlos a la barra de agujas. La alineación se realizaba a ojo. Cuando llegaron las plantillas de agujas y los soldadores eléctricos todo cambió.

Muchos tatuadores americanos en sus tarjetas de presentación describían las agujas que utilizaban: “agujas limpias”, “agujas esterilizadas”, “las más finas agujas importadas”, “agujas antisépticas”, “agujas hervidas y luego sumergidas en alcohol”, “agujas quirúrgicas eléctricas”,…

Hoy en día, los tatuadores lo tienen mucho más fácil; ya no tienen que respirar los humos procedentes de realizar la soldadura. La mayoría de las empresas de supplies ofrecen agujas prefabricadas y varias empresas personalizan cualquier configuración de aguja que pueda necesitar un tatuador. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies