30
12
2020

Y a finales de los 60’s, aparecieron las “Choppers”. 

En la Segunda Guerra Mundial, los soldados estadounidenses tuvieron la oportunidad de conducir motocicletas europeas, que eran más livianas, simples y ágiles para su conducción, a diferencia de las motocicletas americanas. Para mejorar las capacidades de sus motos, y en la ausencia de cualquier tipo de kit de potenciación de motor, los ex soldados optaron por lo básico: cortar y quitar (“to chop” o “to bob” en inglés) todo lo innecesario para el buen funcionamiento de la moto para perder así peso y ganar velocidad. Así nacieron las “Choppers”, motos desnudas, sin parabrisas, respaldos, faros auxiliares, defensas, con asientos minimalistas, guardabarros recortados y muchas veces sin freno delantero. Las pesadas y poco potentes motos americanas se transformaron así en motos más ligeras y divertidas.

Así, a finales de los 60 aparecieron las “Choppers“. 

Con una horquilla más larga, el manillar más elevado (llamado cuelgamonos) y con un asiento más pequeño que otro tipo de motos. Al tener este tipo de manillar más largo a lo alto, la posición de las manos es más alta que los hombros del conductor. Otra de sus características es el respaldo kilométrico consistente en una simple barra de acero fijada al chasis rígido. Con un neumático delantero más fino y el trasero más ancho. Estas modificaciones han hecho que las choppers sean únicas. 

Antes, la mayoría de las motos de este estilo no tenían batería, el encendido se hacía con un magneto, lo que implicaba que el arranque fuera a patada; y el embrague se encontraba en el pie, mientras que las marchas se encontraban en la mano.

Las chopper pueden estar basadas en otra motocicleta o pueden ser creadas desde cero. Son unas motos más livianas, con unos tanques de combustible más pequeños. 

El negocio de la construcción y modificación de este tipo de motos apareció a finales de los años 80. Talentosos constructores empezaron a crear “choppers” y su trabajo empezó a ser más buscado. 

Arlen Ness fue uno de los primeros y más reconocidos, uniéndose un séquito de empresas que hoy en día pueblan la escena internacional de la transformación y personalización. 

Hoy en día la idea de una “Chopper” ha cambiado totalmente. El “hazlo tú mismo”, ha dado paso a miles de empresas que ofrecen sus piezas y sus servicios para hacer el sueño del propietario realidad. Ante la avalancha de kits de potenciación de motor, cortar y quitar piezas para aligerar el peso es ya más una norma estética que una utilidad para ganar velocidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies